Book Tag El Viaje de Copperpot


Hoy hemos copiado el Booktag de uno de nuestros booktubers favoritos, Trotalibros, que además ha hecho un tag sobre nuestro grupo de música predilecto: La Oreja de Van Gogh.


Aquí podéis ver el Booktag de Trotalibros, en honor a los 20 años del disco más emblemático de la banda, El viaje de Copperpot, ese disco que, sin saber exactamente cómo, todos aún tenemos en el coche o por casa. Ahí va nuestro #booktag:


1. Cuídate: un libro que en su momento te encantó pero que, si releyeras ahora, ya no te gustaría.

Ay, cuantos libros podríamos decir aquí... Hay una larga lista de novelas que no nos atreveríamos a volver a tocar, por si acaso, por si nos decepcionan, por si ya no son lo que fueron. En fin, hay muchos libros que es mejor no volver a leer y conservar en el recuerdo la lectura que nos brindaron, cuando, quizás, éramos más jóvenes y habíamos leído menos. Es el caso de La elegancia del erizo, esa novelita de Muriel Barbery que no hizo creer que sabíamos algo de filosofía y que nos encandiló con esa entrañable e improbable amistad entre la chica superdotada incomprendida y la portera que dedicaba su vida a leer en los ratos muertos, que para ella son tantos. En fin, un libro que recordamos con tanto cariño que volver a abrirlo podría romper su burbuja.


2. Soledad: un personaje solitario que te encante.

¿No son los personajes solitarios los únicos que nos encantan? Por decir uno, nos quedamos con el Werther de Goethe, nuestro héroe romántico favorito a quien su desesperado amor por Lotte llevará a la locura. Nadie encarna como él al personaje solitario, al amor de juventud, a la belleza de lo trágico. En una palabra: sublime.


3. París: un libro que tenga lugar en la Ciudad de la Luz.

Inevitablemente aquí nosotras también hemos pensado en París era una fiesta, de Ernest Hemingway, que leímos este verano después de mucho tiempo en nuestra lista de pendientes. Nos pareció un libro muy bueno para empezar con Hemingway, ya que es una obra sencilla y muy atractiva, que nos permite adentrarnos en el París de los années folles, es decir, sus locos años 20. Que fueron locos, sí, pero no tanto como los que estamos viviendo ahora.


4. La playa: un libro que marcó tu infancia.

La nuestra y la de toda una generación (seguramente, más de una). El mundo de Harry Potter nos atrapó y nos hizo esperar con ansias a que nos llegara también esa ansiada carta de Hogwarts. Esa atmósfera creada por J.K.Rowling, a la que no le falta detalle, con esos personajes que podríamos haber sido perfectamente nosotros y nuestro grupo de amigos, nos hizo creer que aquello de la magia no era tan descabellado y nos enganchó, de paso, a esto de leer. Por cierto, la carta nunca llegó.


5. Pop: un libro popular que no te gustó.

Un libro que detesté con todas mis fuerzas, de un autor muy popular, es Cinco esquinas, de Mario Vargas Llosa. No hablaré mucho más de él, porque no quiero darle bombo a algo que, desde mi punto de vista, no merece la pena, pero me pareció un argumento extremadamente machista, en el que las mujeres, que tenían un papel con algo de protagonismo, simplemente existían para el placer de los hombres. No lo recomiendo en absoluto, no vale la pena perder tiempo en él.


6. Dicen que dicen: un libro que te hizo reír mucho.

Aunque nada tenga de divertido lo que cuenta, una historia real de racismo y discriminación, el monologuista, Trevor Noah, consigue en Prohibido nacer contar la historia de su vida con humor, con ironía, con un tono que aligera esas memorias en las que nos relata su vida como hijo de una relación interracial en la Sudáfrica del apartheid. Tiene mucho valor ser capaz de contar la rabia con tanto humor.



7. Mariposa: un libro que llegó a ti por casualidad y te cambió la vida para siempre.

Paseas por la biblioteca de tu barrio, y allí está, entre las novedades, Jeanette Winterson; una autora que nos suena pero que no hemos leído. Nos llega con La pasión, una novela breve de ficción en la que los protagonistas son un soldado francés obsesionado con Napoléon y una joven veneciana (con góndola incluida) que tiene los pies palmados. La identidad de género y el amor son los temas que subyacen en esta historia que nos cautivó y que nos dieron a conocer a la que, hoy, es una de nuestras autoras favoritas. Como dice la canción, "soltando su efecto, nos acarició"...


8. La chica del gorro azul: un libro tan breve como inolvidable.

Permagel, o Permafrost en su traducción al castellano, de Eva Baltasar, es un libro que se puede leer prácticamente de una sentada, tanto por su corta duración como por el ritmo perfecto con el que lo ha dotado su autora, innegablemente poeta. Es un libro de esos que se te prende al alma, y al que vuelves constantemente, aunque a veces sea de forma inconsciente. También nos pasó lo mismo con su segunda parte, Boulder, que reseñamos hace unos meses.



9. Tu pelo: tu historia de amor favorita de la literatura.

A pesar de que es un libro que me dio mucha pereza empezar a leer, y me tuvieron que insistir mucho para que lo hiciera, tengo que confesar que, probablemente, mi historia de amor favorita sería la de Florentino Ariza y Fermina Daza, de El amor en los tiempos del cólera, del gran Gabriel García Márquez (sobre quien, por cierto, hicimos un podcast que se puede escuchar aquí). Sobretodo me encandiló el personaje de Florentino, primero un joven, luego un hombre, y finalmente un anciano, con los ideales y la forma de ver la vida de un poeta romántico. Es un personaje de esos que no se olvida nunca.


10. Tantas cosas que contar: un libro que nunca te cansarías de releer.

Vaya por delante que somos poco de releer. Nos cuesta volver a coger un libro, especialmente si nos gustó mucho. Pero suele ser verdad eso de que los clásicos no fallan, y nos atreveríamos a leer muchas veces La plaza del diamante, esa joyita de Rodoreda en la que siempre se van encontrando nuevos detalles, nuevos matices y nuevos motivos para rendirse ante la Colometa.


11. Los amantes del círculo polar: un libro al que le cambiarías el final.

Vamos con uno controvertido. Tiene, a nuestro parecer, uno de los mejores inicios de la historia de la literatura "Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta.. Sin embargo, Nabokov no consigue aquí, creemos, mantener la tensión narrativa hasta el final. Empieza tan arriba y con una historia tan potente, que las últimas páginas se nos hacen bola y no tienen la fluidez ni el interés de los primeros capítulos.


12. Desde el puerto: un libro marinero.

El título que me ha venido a la mente nada más leer esta premisa es Cuando venga el rey, un libro que nos hizo llegar un seguidor de este blog hace unos meses, y que leímos y reseñamos este verano. No es que el argumento ocurra en alta mar, ni mucho menos, pero sí lo hace en una isla, y a pesar de que, si mal no recuerdo, a penas transcurre ninguna acción en el mar, éste es omnipresente en la obra.


13. Tic Tac: un libro sobre un primer amor.

Aquí va otro libro que ha causado sensación, y que nos llegó gracias a Bookish, ya que nosotras seguramente no lo habríamos comprado. Estamos hablando de Gente Normal, de Sally Rooney, una autora que nos sorprendió dando un giro a lo que creíamos que sería una novela romántica, cliché y aburrida, para convertirla en una novela con personajes muy vivos, lejos de la típica historia de amor adolescente. También hay que decir que tuvimos la suerte de leerlo en Les Cols, ¡y quizás eso también contribuyera a que nos gustara más el libro!

Escríbenos, queremos saber qué piensas

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now